Historias

El primer paso para cumplir un sueño

0

José Andrés Femenía (24) recibió hace un par de años un subsidio del Ministerio de Minería de San Juan, perteneciente al “Programa de Asistencia Financiera para la Pequeña y Mediana Minería, Línea 1, Minería Artesanal” para construir un molino que le permitirá moler la cal a granel y embolsarla.

Todo lo que recibió lo invirtió, pero le faltó dinero para construir el murallón donde se monta el molino. Quiere dejarlo a punto dentro de seis meses.

“Con los 250 mil pesos que nos dieron construimos el molino y nos faltó para instalarlo definitivamente. Es que se  cayó la producción calera y se detuvo el proyecto. Yo quiero seguirlo porque es mi futuro, por eso con el dinero de mi bolsillo que puedo tendré la planta. Trabajo con mi hermano y le ponemos fichas de a poco. Lo que hago es calcinar cal y vendo a empresas mayoristas de Los Berros. Yo quería embolsar mi cal, pero me falta hacer un murallón de 15×15 de piso y 4,5 metros de alto por 6 metros de largo, allí arriba va el molino”, comenta Femenía.

Siempre fue una empresa familiar. La inició su padre y en el 2014 la empezó a explotar con su hermano Juan Alberto (26). “Tenemos un horno criollo ubicado entre Los Berros y Pedernal. De esto vivimos dos familias, queremos subir más escalones. Producimos 20 toneladas de cal diaria, la vendemos a granel. Comprando la cal calcinada y moliéndola en el molino podría hacer unas 20 toneladas más, pero ya más clasificada, y me la pagarían mejor”, explica el pyme minero.

 

 

También te puede interesar

Más en Historias