Comunidades

En un pueblo cordillerano, la realidad virtual conquista los pupitres

0

Esta experiencia inédita comenzó con una materia de 4° año en la Escuela Técnica “Gral. Manuel Savio”, en la villa cabecera de Calingasta. Ahora llegará a todas las materias desde 1° a 7° año y una minera donará los lentes 3D para que no tengan que hacerlos los alumnos.

El concepto de aula virtual no es la novedad, aunque todavía falta mucho camino por andar. Sí lo es la realidad virtual en las escuelas públicas. No solamente es inédito en el país, y en la única escuela pública de la Provincia de San Juan que se implementa, sino que su promotora, la docente Sonia Guzmán, asegura que en Latinoamérica no se ha registrado una evidencia semejante, dado que no se trata solamente del mero uso de los lentes, sino del concepto de aula invertida incluido en la planificación del contenido de un espacio curricular.

“A mediados de 2016 fui a un curso en la ciudad y comencé inmediatamente a trabajar en la materia TIC en ambos 4° años. Desde entonces usamos el celular en el aula, sucede que recién en 2017 pude armarlo como proyecto de Innovación Educativa y fue ahí cuando comienzan con esta nueva tecnología en 2° y 3° año en la materia Informática. Ese mismo año el proyecto llega a Tecnópolis y en este ciclo lectivo todos los cursos, desde 1° hasta 7° año, utilizarán esta metodología”, comenta Sonia Guzmán, Programadora Universitaria que dicta clases de Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC) e Informática en la Escuela Técnica General Manuel Savio.

Guzmán, con 32 años de docencia, señala que “acá hay muchos momentos de ocio, sobre todo los fines de semana. Yo noté que los chicos se agrupaban para trabajar en sus días libres y por eso me animé a que participáramos en la Feria Nacional de Innovación Educativa, con el trabajo ‘Tecnología Digital en el Aula: Uso del celular en el aula. Nuevas tecnologías didácticas. Aula virtual’. El Instituto Nacional de Educación Tecnológica nos felicitó y recibimos reconocimiento del gobierno provincial”, comenta la docente.

“Las evaluaciones en mis clases son diarias. El alumno completa la evaluación integradora cuando presenta la tarea terminada. He notado que este sistema de evaluación hace que el alumno se desenvuelva más en la oratoria ya que, sin darse cuenta, está dando una lección diariamente sin la presión de la fecha de la evaluación, además de que permite la autoevaluación del alumno (cuando explica a la clase sobre su trabajo) y la evaluación grupal, ya que todos participan en las discusiones o problemáticas que surgen en clase. Estoy muy satisfecha de mi labor al ver el entusiasmo evidenciado en la actitud de mis alumnos, logrando adaptarme a su comunicación digital y saliendo un poco de la formalidad de la enseñanza tradicional”, precisa la integrante de un equipo de investigación de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de San Juan.

La motivación de los estudiantes los llevó a que hicieran con sus propias manos los cardboards que consiste en transformar un celular en una plataforma de realidad virtual usando un cartón. “Pero este tipo de lentes no son eficientes porque se deterioran rápido. Además, el año pasado presentamos los hologramas y los chicos apostaron a más, hicieron sus hologramas adaptados a cualquier formato”, precisa Guzmán, la docente que se ofreció a enseñarles a sus colegas de la Escuela Savio cómo trabajar con tecnología digital en el aula.

 

Este año, se pondrá en marcha el “Exploring Chemistry in 3D”, proyecto interdisciplinario entre los espacios curriculares: Química (a cargo de la profesora Vanesa Toro), Inglés (con la docente Lorena Tur) y TIC. Éste se basa en el de Tecnología Digital en el Aula que llegó a Tecnópolis en el 2017 y se aplica a 2°, 3° y 4° año.

“A raíz de Chemistry in 3D, que es solamente para 3° año, se hace el proyecto institucional que se aplicará ahora en todos los años y en todas las materias”, concluye Guzmán.

Una mano minera

“Nosotros estuvimos en una clase de prueba y nos dimos cuenta cómo participan los alumnos, me pareció un proyecto de avanzada para aprender diferentes materias. Por eso, este año vamos a entregarles 25 lentes de realidad virtual y queremos analizar los resultados con el rendimiento en las materias y cuál es la durabilidad de los lentes para saber si los cuidan. Es que si la idea es viable veremos si ayudamos a otras escuelas que quieran aplicar la realidad virtual”, detalla María Eugenia Basualdo, supervisora de Relaciones Comunitarias Proyecto El Pachón, operado por la empresa Glencore.

La evaluación que hará la empresa será pasado el primer semestre y la intención es difundir los resultados. “Vamos a colaborar con el traslado de los chicos para que puedan mostrar en las otras escuelas del departamento la manera en que están aprendiendo para generar inquietud en los demás docentes. Eso es algo que tenemos que armarlo, porque todavía no está definido. Hay un grupo armado y desde ahí la profesora controla qué hace cada chico, si está prestando atención o no, es más amena y divertida la clase. Queremos que los jóvenes se motiven para que no abandonen los estudios”, precisa Basualdo.

La aplicación utilizada es Google Expeditions y puede ser implementada en cualquier espacio curricular, tanto en el Ciclo Básico como en el Orientado del Nivel Secundario. Es por ello que es de vital utilidad la disponibilidad de lentes 3D en la escuela y el éxito es posible si cada alumno tiene los suyos, ya que el profesor es el guía de los diferentes viajes virtuales y los estudiantes exploradores pueden visualizar en 3D lo explicado por el docente.

Ya se ha demostrado que el uso de las nuevas tecnologías (hologramas, cardboards, celulares, apps, redes sociales) incentiva al estudio y hace que el ámbito físico y pedagógico de la enseñanza actual tenga un nuevo enfoque. Otro aspecto no menos importante a destacar, es el cuidado del Medio Ambiente promovido en este proyecto al no utilizar fotocopias para el trabajo de los alumnos.

 

 

 

0

También te puede interesar

Más en Comunidades