País

Cuestionan ordenanza que limita la actividad minera en la provincia

0

El geólogo Juan Carlos Lavadenz sostuvo que el turismo puede llegar a ser más contaminante que los emprendimientos.

El geólogo Juan Carlos Lavadenz se pronunció en torno a la ordenanza sancionada por la Comisión Municipal de Purmamarca sobre la prohibición de explotaciones mineras en dicha jurisdicción.

“La medicina puede estudiarnos y descubrir nuestras dolencias, se encuentran en el subsuelo de nuestra provincia”, dijo Lavadenz.

El reconocido profesional y conocedor del tema se refirió a la ordenanza Nº 010/2019 que contó con el apoyo de los representantes de las comunidades de San Miguel de Colorados, Pozo Colorado y la zona de Salinas Grandes, que prohíbe las explotaciones mineras metalíferas a cielo abierto en su área. Y es que, por la intervención de los representantes de la zona de Salinas Grandes, llegan hasta allí y no quieren la explotación de litio que es un metal, otros minerales y uso de sustancias químicas.

Expresó que “la explotación a cielo abierto tiene la dimensión de un punto en la inmensidad, parecido a un estadio de fútbol, no se utilizan sustancias químicas, sólo máquinas y, si es necesario, explosivos. Las que utilizan esas sustancias, son las industrias de todo tipo, y agricultura en un 80% más que la industria minera en el procesamiento de minerales que pueden estar dentro o fuera del área de las minas”.

Rutas contaminadas

Indicó así que las rutas nacionales 9 y 52 “están contaminadas con basuras en todo su trayecto”, y cuando las queman, “contaminan aún más el ambiente”.

Planteó que existen muchos ejemplos en el mundo donde explotaciones mineras están junto a centros poblados, “ya sea porque el yacimiento estaba próximo o porque las empresas mineras instalaron los pueblos. En nuestra provincia ocurrió lo mismo”, dijo.

Recordó así que todas las empresas mineras prestaban los servicios esenciales a sus empleados y habitantes que circundan los yacimientos.

“Tienen que cumplir y cumplen con la Ley Ambiental Minera Nacional Nº 24.582 y Decreto Provincial 1.789-H-72 y la solicitud para la exploración y explotación se realiza en el Juzgado Administrativo de Minas, y el proyecto o informe de Impacto Ambiental correspondiente es presentado en la Dirección Provincial de Minerías y Recursos Energéticos dependiente de la Secretaría de Minería e Hidrocarburos, que luego de una revisión, se acepta o rechaza para su corrección, aclaración o implicación”.

Informe a las comunidades

Luego, cuando vuelve, si correspondiera, explicó que se acepta.

“La empresa o interesado entrega los mismos a las comunidad/es informando de acuerdo con el convenio con la OIT, también a comisionados o intendentes municipales donde se desarrollará el proyecto. Mientras tanto, la Unidad Ambiental de Gestión Minera Provincial entrega los estudios a los doce o más miembros que la constituyen, profesionales de distintas disciplinas de la Administración Pública y otras entidades. Entregaron para su estudio, e informaron sobre el proyecto, depositan las actas correspondientes en la Ugamp y la misma cita a todos los intervinientes para que en un plazo de 30 días participen de una reunión para evaluar el proyecto que se aprobará o rechazará. Si se rechaza, vuelve y se cita nuevamente a otra reunión en 30 días a partir de su notificación y si en esa oportunidad se aprueba, el Juzgado Administrativo de Minas concede el permiso y la Ugamp comienza con el control y monitoreo de los trabajos juntamente con miembros de las comunidades del área”.

Señaló así que “dicen que quieren trabajar como artesanos. Son pocos. La venta que colma la plaza de esa y otras localidades son de tejidos industrializados con material sintético, importados de Bolivia, Perú y otros”.

En este contexto, citó que los artesanos que utilizan el cuero para fabricar todo tipo de objetos, primero lo mantienen con sal y luego lo curten con cromo que es contaminante y tóxico, que luego de usado se derrama a arroyos y ríos sin control. “También, los que extraen arcilla para los alfareros de los cerros contiguos a las poblaciones, están explotando yacimiento a cielo abierto, impactando y depredándolos sin control. Y si no quieren que se exploten metales, de la arcilla se extrae el aluminio y se deben explotarlas. Prefieren el turismo. Es bueno si se lo controla, ya que depreda y contamina”, sostuvo.

Los químicos

En cuanto a los químicos, apuntó que “no quieren para su agricultura”, sin embargo, señaló que usan guano de pollo que contiene salmonella, “y es tóxico, cuando tendría que usarse minerales de calcio, potasio, sulfato de calcio, etc. Para remineralizar los suelos y así vuelvan a ser productivos, por lo tanto, habría que explotar los yacimientos, ya sea a cielo abierto o subterráneo, según cómo se presente la mineralización”, dijo.

Al finalizar, sostuvo, “somos usuarios totales de productos industrializados de minerales que usamos todos los días para nuestra comunicación, construcción, salud, higiene, hogar, que ignoramos, y sin saber, reclamamos”, al agregar que la diversidad de minerales metalíferos, no metalíferos y radiactivos como uranio que “no necesitan ser explotados para emitir radiaciones”, gracias a ellos, “la medicina puede estudiarnos y descubrir nuestras dolencias, se encuentran en el subsuelo de nuestra provincia, especialmente en nuestra Quebrada y Puna, y extraerlos significa riqueza, origina la tan solicitada mano de obra genuina, caso contrario, tendremos que volver a lo que usaban nuestros ancestros”, cerró.

Fuente: El Tribuno

0

También te puede interesar

Más en País