Historias

Un aprendizaje de película

0

Estudiantes de 3° año de Informática de la Escuela Técnica “Gral. Manuel Savio” crearon los robots Transforminers emulando la taquillera película estadounidense Transformers, pero con camiones mineros. Los alumnos trabajan con la plataforma de aula virtual y articulan conocimientos de otros espacios curriculares.

Esto comenzó a fines del ciclo lectivo 2018, cuando la profesora Sonia Guzmán les preguntó con qué les gustaría trabajar el año próximo. El curso, de 32 alumnos, propuso los Transforminers que implicaba confeccionar trajes de cartón en tamaño real y a escala.

El nombre que los estudiantes le ponen a sus robots es armado con la marca del camión (Caterpillar, Terex, Komatsu, Belaz, Liebherr) y el modelo, cuyo nombre se reemplaza por una característica de la personalidad que los identifica traducida a la lengua Huarpe. Por ejemplo, Vol Hiernen es uno de los nombres de los Transforminers, por la marca Volvo y porque Hiernen significa “fuerzas” en huarpe.

Los Transforminers, utilizan herramientas TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación) como es la realidad virtual, realidad aumentada y hologramas para explicar determinados temas de diferentes espacios curriculares. Son los chicos que, usando papel de diario, cartón, pintura, botellas plásticas y engrudo, confeccionan los trajes con sus propias manos. Hasta ahora, son 15 los transforminers calingastinos y ya están pensando qué otro material se puede usar para darle más realismo.

“Dada mi diferencia generacional con mis alumnos, debo investigar más y me sorprende el manejo de internet que tienen, a pesar de vivir en una zona rural. Yo siempre les digo que ‘tienen el mundo en sus manos’. Pero más allá de ese mundo virtual en el que se manejan a diario, les gusta ir a la escuela y encontrarse para compartir experiencias y aprender. Es ahí donde interviene el docente para validar el aprendizaje y para ser un nodo más”, detalla la docente Sonia Guzmán.

Como no todos los alumnos tienen internet, en el grupo de WhatsApp de la materia, están incluidos algunos padres, por lo que ellos también forman parte del desarrollo del proyecto y algunos se ofrecieron a pintar los trajes con una pistola y un compresor, para optimizar el rendimiento de la pintura.
Este proyecto fue destacado en la Instancia Zonal de Feria de Ciencias 2019 y la docente, junto a cuatro alumnos, lo expusieron en las I Jornadas Regionales de Ordenamiento Territorial “Planificación y Desarrollo Territorial Sostenible” que se hicieron en la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes de la UNSJ. Además, fue elegido en la instancia provincial de la Feria de Innovación Educativa y, como consecuencia de ello, llegarán hasta Tecnópolis los días 30, 31 de octubre y 01 de noviembre, en Buenos Aires.

“El 15 de noviembre se realizará una Muestra Provincial de las Escuelas Técnicas de San Juan en el Parque de Mayo y el proyecto Transforminers tendrá un lugar privilegiado en esa exposición. Nunca hemos podido traer a los 32 estudiantes que forman parte de esto, porque no hemos contado con el presupuesto. Para premiar el trabajo y el entusiasmo que ponen día a día, quiero que puedan asistir todos. Igualmente estamos pidiendo colaboración para el traslado de los chicos y para que puedan tener alguna recreación en la ciudad como, por ejemplo, ir al cine y tomar un helado. Estos adolescentes viven en un departamento donde no hay centros comerciales ni cines”, precisa Guzmán.

El nacimiento de los robots mineros

Esa interrelación entre los espacios curriculares está dada por la historia escrita en el inicio de este proyecto, por el alumno Felipe López, la que fue modificándose hasta llegar a dos nuevas versiones escritas por otros alumnos, Rut Jofré y Franco Castillo.

Básicamente la historia se remonta a la prehistoria sanjuanina (espacio curricular Historia), cuando una lluvia de meteoritos cae sobre lo que ahora conocemos como Calingasta y quedan enterrados. Comenzando el nuevo siglo, se perciben una serie de movimientos sísmicos en Calingasta. El 2 de julio de 2’19 ocurre un acontecimiento natural de relevancia mundial: el eclipse solar total y uno de los puntos de observación es la localidad calingastina Villa Nueva, distante 45 km de la Escuela Técnica “Gral. Manuel Savio” (espacio curricular Física).

Ese día, a las 17,39 horas, cuando comienza el eclipse solar total, estos seres que quedaron bajo tierra calingastina, despiertan y aparecen en una minera llamada Casposo. Como son Transformes, estos robots transmutan según el vehículo que está en su cercanía, por lo que inmediatamente adquieren la forma de los camiones mineros, por lo que ahora son Transforminers.
En la mina se encontraban operarios trabajando y, dado los continuos movimientos sísmicos que se registraron en la provincia, se produjo un derrumbe.

De no ser por la inmediata intervención de los Transforminers, los operarios hubieran perecido. Por esta acción, Transforminers y humanos iniciaron una amistad, una coexistencia en paz y armonía, debiendo existir previamente un reconocimiento entre ambas formas de vida (espacio curricular Biología, Química, Robótica, Lengua y Metalmecánica). Los Transforminers vivieron muchos años en Calingasta, ayudando a sus pobladores, por lo que recorrieron todos sus lugares (espacio curricular Geografía).

Los que ayudaron

Los moldes para confeccionar los trajes de cartón de los Transforminers se realizaron con diarios y cartón donados por las oficinas de la empresa minera Troy Resources Argentina Ltd.

El intendente de Calingasta, Jorge Castañeda, donó 10 litros de pintura acrílica amarilla para pintar los trajes. Los padres colaboraron con las pistolas de pintar, compresor y ayuda para pintar los trajes.

La supervisora de Relaciones Comunitarias del Proyecto El Pachón, María Eugenia Basualdo, donó 15 kits de luces leds con dos pilas por kit. Los alumnos de quinto año prestaron a los alumnos de este proyecto 5 kits de luces led.

0

También te puede interesar

Más en Historias