País

“Nos alegra que la minería tenga un lugar en la política de Estado del gobernador Suarez”

0

El presidente de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), Alberto Carlocchia, habló con Memo de la situación de la minería argentina y se refirió al posible desarrollo de la actividad en Mendoza si se reforma la Ley 7.722.

La industria minera es considerada por la actual administración nacional como uno de los motores que pueden generar exportaciones y recursos para superar el difícil momento que enfrenta la economía argentina. En ese contexto, la posibilidad de que en Mendoza se avance con su desarrollo no es indiferente para el sector.

Alberto Carlocchia es abogado, gerente de Relaciones Institucionales y Sustentabilidad de Patagonia Gold y presidente de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros. Con más de 20 años de experiencia en la industria minera es una voz autorizada para hablar de su actualidad y su futuro en el país.

Memo conversó con el dirigente de los empresarios mineros para analizar el panorama actual. Los sorprendió gratamente que el primer proyecto que firmó y envió el gobernador Rodolfo Suarez sea el de reforma de la 7.722 y también apuntaron a la necesidad de ayudar a la autoridad a fortalecer la Dirección de Minería. Dice que hubo cosas que quedaron pendientes en la gestión de Macri y tienen esperanzas respecto a lo que puede ocurrir con la gestión de Alberto Fernández.

-¿Cuál es el balance del sector minero tras los cuatro años de gestión de Mauricio Macri?

-Al momento actual, la minería es una industria que en el país ha generado 3.800 millones de dólares en exportaciones durante 2018, destacándose por ser un aportante neto de dólares, dado que su balanza comercial es claramente exportadora, con un porcentaje menor de importaciones. Y ha tributado 30.000 millones de pesos durante dicho año.

Durante los últimos años ha habido avances, en particular en cuestiones de simplificación de trámites burocráticos y de modernización del Estado. Sin embargo, hay cuestiones de base que son fundamentales para nuestra industria que continúan irresueltas. Frente a la realidad de los proyectos mineros, que requieren grandes volúmenes de inversión, con largos plazos de recupero, se torna esencial garantizar un entorno de reglas de juego claras y sostenidas en el tiempo, que brinden estabilidad. Y este punto, todavía es un asunto pendiente para el país. Durante los últimos años, las retenciones a las exportaciones – que atentan contra la competitividad del país- fueron eliminadas para luego ser restauradas. A la vez que quedan pendientes de resolver situaciones particulares en relación a los territorios con restricciones a la actividad, entre ellos, Mendoza y Chubut.

-¿Qué expectativa tienen respecto al desarrollo minero durante el nuevo Gobierno? Eso considerando que Alberto Fernández quiere potenciarla para generar los dólares que se necesitan para pagar la deuda.

-La CAEM tuvo dos encuentros con Alberto Fernández, donde se mostró muy interesado en nuestra actividad y pudimos exponer cuál es nuestro potencial y cómo creemos que el mismo puedo ser aprovechado. El presidente también realizó una visita a San Juan, una de las principales provincias mineras argentinas e hizo declaraciones sobre la importancia del rol de la industria minera.

Creemos que son auspiciosas sus declaraciones sobre potenciar a la industria minera como parte de la matriz productiva nacional.

Lograr una minería que genere los ingresos que el país necesita requiere de decisión política. Por eso Argentina debe pensar a su minería como política de Estado.Confiamos en que el nuevo gobierno sea capaz de proyectar y organizar la minería desde una visión federal, entendiendo las distintas realidades de las provincias.

-¿Tienen información respecto a la situación de las retenciones?

-No tenemos información precisa ni mucho menos. La verdad que hasta tanto no haya una medida oficial barajar ideas sobre rumores o opinar sobre rumores, yo prefiero guardar silencio y esperar a ver qué sucede.

En un contexto en el que estamos, y en la situación que ha planteado el mismo presidente y el ministro Guzmán, es difícil creer en la posibilidad de que las retenciones desaparezcan. Pero bueno, vamos a ver cómo se da y qué ideas podemos aportar para ayudar a que los proyectos que están en la cadena de desarrollo minero puedan realizarse más allá de la coyuntura.

-Con una ley antiminera vigente y con un potencial muy importante. ¿Qué visión tienen en la CAEM sobre Mendoza y la minería a lo largo de los años y en la actualidad?

-Desde CAEM conocemos de cerca el poder transformador que posee la minería cuando se realiza con responsabilidad. Pensemos por ejemplo en una provincia vecina, como San Juan, y el desarrollo que está logrando. Allí, la minería corresponde al 78% de las exportaciones y genera casi 10.000 puestos de trabajo, con empleo en blanco y remuneraciones por encima del promedio. Sumado a esto, la minería moviliza toda una cadena de valor, ya que entre el 75% y el 80% de las compras de bienes y servicios por parte de las mineras son realizadas en el mercado doméstico, a proveedores enmarcados mayormente en el segmento pyme.

Sabiendo su potencialidad, Mendoza ha comenzado un camino para revertir su restricción a la minería, pero por medio de consensos y trabajos conjuntos entre varios sectores de la sociedad mendocina. Y aquí quiero destacar el trabajo de la Cámara Mendocina de Empresarios Mineros cuyo mérito es más que admirable.

-¿Qué le parece que el primer proyecto que firmó el gobernador Rodolfo Suarez sea para reformar la Ley 7.722?

-Nosotros estamos tremendamente felices de que la minería ocupe un lugar de privilegio en la política de Estado del gobernador Suarez. Lo que quiero destacar en eso es hay una visión compartida muy importante que vimos durante la campaña también. Los principales candidatos hablaron de desarrollar la industria y entre ambos suman el 80% del electorado. Me parece que eso ha dado cierto consenso para que se pueda avanzar en ese sentido.

Independientemente de la política lo que también vemos es que hay un consenso en la industria en general en Mendoza, porque no nos olvidemos que no es solamente el desarrollo de las oportunidades mineras, sino que la cadena de valor que la minería tiene a lo largo de todo su proceso.

La minería no se aisladamenta, se da en un contexto de oportunidades que hay que desarrollar a lo largo de una cadena de valor que genera una industria de capital intensivo y de tan largo plazo. Las cosas no se dan de la noche a la mañana, fue la evolución de un trabajo muy bueno que yo destaco en la provincia desde las autoridades y con un eje de trabajo muy claro de la Cámara Mendocina de Empresarios Mineros.

¿Han tenido contacto con alguna autoridad mendocina, ahora o durante los últimos, años para hablar sobre el desarrollo de la minería en Mendoza?

Sí, venimos siguiendo de cerca el tema. Desde CAEM, además, estamos desarrollando un plan federal, con la participación de las cámaras provinciales. Con la Cámara Mendocina de Empresarios Mineros tenemos un contacto fluído y estamos trabajando sobre las problemáticas puntuales de la provincia.

También estuve reunido con el subsecretario Guiñazú y estuvimos hablando de estas mismas cosas. Es es la visión que yo noto, siento y palpo en las autoridades en Mendoza. También es cierto que debemos brindar todo nuestro apoyo incondicional a las necesidad que puedan tener las autoridades de fortalecer la Dirección de Mineria para realizar los controles.

Nadie más que los que desarrollamos esta industria queremos que nos controlen, porque no solamente lo necesitamos nosotros, sino que lo necesita la sociedad. Entonces la posibilidad de hacer controles apropiados para nosotros es un valor agregado también porque eso va, entre otras cosas y más allá de lo que hace la industria per sé, eso transparenta el desarrollo de una industria. Sea la nuestra o sea cualquiera.

-¿Sabe de alguna empresa que haya manifestado interés de invertir en Mendoza si se modifica la ley antiminera?

-Hay varios proyectos, en diferentes etapas, que quedaron truncos a partir de la 7.722, y que podrían ser repensados si la misma se revierte.Los más conocidos son San Jorge (oro y cobre), Cerro Amarillo (cobre) y Don Sixto (oro y plata). Creo que de modificarse la ley 7722 permitiendo nuevamente el desarrollo minero en Mendoza, la provincia tendrá oportunidades importantes.

-¿Hacen un mea culpa al interior de la industria minera por casos como el de Mendoza? ¿Cree que al sector le falta abrirse a la comunidad para que conozcan más y no se dejen llevar por mitos o versiones tendenciosas?

-Uno de los principales desafíos de la minería ha sido la necesidad de fortalecer la confianza de la sociedad en el sector. Frente a esto, la industria ha aprendido a cambiar sus paradigmas, entendiendo que, además de ser competitiva desde lo productivo, tiene que erigirse como una actividad socialmente sustentable, abierta, transparente y de cara a la gente. Esto significa pensar más allá de los límites de cada emprendimiento minero y acompañar a las comunidades para generar un desarrollo global.

Esto requiere de una planificación tripartita entre las empresas, el sector público y los ciudadanos, avanzando sobre directrices definidas en conjunto, con miras a mejorar la calidad de vida actual, y fundamentalmente, con el objetivo de crear las condiciones para que las futuras generaciones puedan desarrollarse.

Las empresas mineras en el país piensan hoy en términos de inversión social y, cada vez más, se involucran activamente en la planificación del uso de los fondos que aportan al Estado nacional y los Estados provinciales.

Debemos pensar en tres dimensiones de desarrollo: social, ambiental y económico. En esta línea, desde la Cámara hemos traído al país una iniciativa internacional denominada “Hacia una Minería Sustentable” (HMS), que consta de una serie de protocolos que buscan impulsar las buenas prácticas. Y tiene como característica diferencial la incorporación de un panel de representantes de la sociedad civil, quienes controlan la implementación y le otorgan transparencia a su funcionamiento. Del panel participan miembros de Universidades, ONGs y representantes de las comunidades originarias, entre otros. Este programa se basa en la comunicación, ya que las empresas deben hacer público su estatus en relación a la aplicación de los protocolos.

-El sector se mantiene como uno de los que ofrece mejores salarios en el país. ¿Cree que eso genera una resistencia de otras industrias que, como se dice vulgarmente, “ponen palos en la rueda” y hacen lobby en contra de la minería?

-No consideramos que haya un “lobby” de otras industrias, al contrario, podemos potenciarnos, y de hecho es imprescindible que nos complementemos entre las diversas industrias para ampliar la torta.

Es cierto que la minería se caracteriza por generar trabajo en blanco y que sus escalas salariales están por encima del promedio de otros sectores. Pero esto debería pensarse en forma positiva, ya que la masa salarial que se genera se vuelca mayormente al consumo en la misma provincia, generando un efecto provechoso en otros sectores. Y si la inclusión de la minería abre mejores horizontes a los trabajadores, proveedores industriales y contratistas, bienvenido sea, para que se genere un círculo virtuoso y se dinamice aún más la economía provincial.

-¿Cuánto ha mejorado la seguridad en las faenas mineras de la mano de las nuevas tecnologías?

-La seguridad ha avanzado enormemente de la mano de la tecnología. Alejada de la clásica imagen del minero en el imaginario popular, la minería realiza hoy en día un uso intensivo de la tecnología. Esto ha permitido avances en el cuidado de los trabajadores, ya que muchas de las empresas utilizan maquinaria y vehículos bajo la forma de telecomando. Nuestro sector que invierte permanentemente para mantenerse actualizado, dado que esto redunda en eficiencia, mejorando tanto la productividad como la sustentabilidad. La industria persigue la mejora constante, especialmente para el control y el seguimiento de los procesos de producción en forma online y en tiempo real.

Los cambios tecnológicos también están impactando positivamente en temas sociales. La mayor automatización de los procesos en las minas y la consecuente necesidad de personal con capacitación para operar maquinaria especializada generaron nuevas funciones y espacios aptos para ser ocupados por las mujeres.

Pero, más allá de las nuevas tecnologías, nuestro lema es “la seguridad la hacemos entre todos”, ya que los trabajadores mineros son capacitados y están plenamente comprometidos con la seguridad.

-¿Qué mensaje le daría a la ciudadanía de Mendoza en esta etapa en la que se está definiendo si se desarrolla la industria minera en la provincia?

-Quisiera que conozcan que en Argentina desarrollamos la minería en forma responsable, basada en los más altos estándares para respaldar un crecimiento sustentable en el tiempo, con la meta mejorar la calidad de vida de los argentinos. Este mismo mensaje es el que quisiéramos hacer extensivo a la población de Chubut que aún pueda tener dudas sobre la incorporación de la industria minera a su provincia.

Fuente: Memo

0

También te puede interesar

Más en País