País

Minería sí, vides no: Malargüe formalizó su retiro de Vendimia

0

Con un fuerte tinte minero y petrolero, se realizó la primera Fiesta de la producción y del trabajo malargüino.

Después de pelear por la reforma de la ley 7.722 para dar rienda suelta a la actividad minera y observar como quedó trunca la iniciativa, a modo de reclamo Malargüe formalizó el anunciado divorcio de la Vendimia.

Con un marco imponente de público como sustento, abandonó la mención a la vitivinicultura y puso en primer plano las bondades del petróleo, la minería, el turismo y el medio ambiente, con la realización de la primera “Fiesta de la producción y el trabajo malargüino”.

Un espectáculo que canalizó un claro mensaje destinado al resto de los mendocino, los beneficios que reciben gracias a esas actividades, traducido en millones de pesos que ingresan a la arcas del Estado para financiar la salud, educación, seguridad y hasta el riego en las zonas agrodependientes.

Una fiesta que tuvo en escena a más de 100 artistas y fue aplaudida a más no poder por la gente, y que en boca del intendente Juan Manuel Ojeda marcó, “un hecho histórico y llegó para quedarse”.

“Desde 1951 Malargüe participaba en la Fiesta Nacional de la Vendimia, nosotros tomamos la decisión de no hacerlo y la gente, con su acompañamiento esta noche, nos está diciendo que es lo que quería. La provincia tiene que repensar, hacia adentro, una vendimia integral donde no solo haga foco en la vid sino también en el turismo, el chivito, el petróleo, la minería, actividades que sostienen el presupuesto provincial que sostiene los sueldos de los maestros, de los médicos, los subsidios para otros sectores productivos. Mendoza se merece una mirada más amplia de su matriz productiva”, afirmó el jefe comunal.

La pata política fue una parte importante de la jornada festivalera. Ojeda recibió el apoyo del Ejecutivo provincial con las figuras de los ministros de Hacienda, Lisandro Nieri, y de Infraestructura, Mario Isgró. También fueron de la partida el subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú y el director provincial de Minería, Santiago Fernández Herrero.

El apoyo explícito a la actividad minera estuvo centrado en los legisladores que en diciembre pasado votaron a favor de las reformas de la ley 7.722 y luego se opusieron a la derogación de la ley 9.209. Entre ellos estuvo Gustavo Cairo, Guillermo Mosso, Silvina Camiolo y Gladys Mabel Ruiz.

“Esta fiesta nos transmitió que hay que permitir el desarrollo integral de Malargüe porque es el departamento potencialmente más rico de Mendoza. El desarrollo de Malargüe contribuirá no solo a los malargüinos sino al resto de la provincia”, indicó el diputado Gustavo Cairo (PRO).

En tanto su par Demócrata, Guillermo Mosso, fue mucho más picante:

“Celebro el haber estado en esta fiesta. Comparto el espíritu de rebeldía que tiene Malargüe en esta ocasión. Es muy injusto pedirle a este departamento que aporta entre el 55% y el 60 % de las regalías petrolífera de Mendoza, unos $9.000 millones en 2019, que sea parte de la fiesta de la vendimia cuando se le ha negado explotar la riqueza de su suelo por parte de otros comprovincianos. Los mendocinos tenemos que estar agradecidos de que este lugar esté dentro de los límites de nuestra provincia. Malargüe tiene que ser un distrito minero donde se puedan explotar los metales”.

El ministro Lisandro Nieri trató de hacer equilibrio para no alabar a una actividad en desmedro de otra ni lanzar críticas. Con una postura mesurada, el titular de Hacienda consideró sostuvo que “el desafío es poner la actividad productiva a que genere el valor necesario para ser autosustentable. El punto no es discutir entre sectores económicos, sino ponerlos en funcionamiento a cada uno. La industria del conocimiento y el turismo están teniendo un auge”, expresó.

Una mirada a la producción, pero sin la vid

La puesta en escena de la primera “Fiesta de la producción y el trabajo malargüino” se centró en una pareja de jóvenes que llegó a Malargüe y comienzan un recorrido por cada una de las bellezas paisajísticas y la aventura que ofrece el amplio territorio sureño, la cultura, la ciencia y la producción en sus diferentes rubros, obviamente dejando en claro que no es tierra de uvas y vino.

Con un guía que hace de nexo, los aventureros van conociendo cada maravilloso rincón de Malargüe. La imponente laguna Llancanelo, humedal protegido internacionalmente por la cantidad de especies de aves que anidan en sus orillas. La tradicional velada de San Vicente, santo a quien los pobladores le piden por lluvias para el campo acuciado por la sequía y perjudica la ganadería. Prueban el exquisito chivito y comparten algunas danzas típicas de la región, donde la cueca malargüina es la más característica.

De regreso a la ciudad, los visitantes pudieron observar el “más puro y limpio cielo del planeta”, que le permitió a esa parte de Mendoza tener una antena de la Estación Espacial Europea, el proyecto de observación de rayos cósmicos Pierre Auger y el único planetario de la provincia.

No faltó la referencia a Valle Hermoso, Las Leñas y Los Molles, con la popular leyenda de la Laguna de la Niña Encantada, pequeño reservorio de agua de manantial que es parada obligada de quienes visitan Malargüe.

Un lugar destacado tuvo el cuadro en el que muestran la gran cantidad de camionetas y microbuses que partes hacia el norte y al sur de la ciudad. Son las movilidades que a diario trasladan los empleados del sector petroleros a los yacimientos donde se extrae el oro negro. Y ese momento fue crucial para demostrar como la actividad extractiva es beneficiosa para las arcas de Mendoza inyectando recursos para distribuirlos en los servicios de salud, educación, seguridad y particularmente obras para el riego de los cultivos.

Junto al petróleo, la referencia a la minería metalífera se impuso por si misma. Por eso recordaron que la minería le permitió a Malargüe en 1950 ser un departamento más de Mendoza. Como se podía imaginar en la previa, el cuadro musical que representó estas dos facetas de Malargüe fue reconocido por un encendido aplauso de la concurrencia.

“Malargüe es la tierra de oportunidades, que produce y va hacia adelante… el lugar en el que los sueños se hacen realidad”, concluyó el guion, que tuvo en la danza, algunas filmaciones y varios temas originales creados especialmente para la propuesta, puntos favorables que alimentaron la línea argumental.

Quedará para la edición siguiente reflejar otras actividades productivas como el cultivo de la papa semilla, la siembra de ajo, frutos rojos, miel, la pesca de la trucha o la potencialidad que ofrece el Paso Pehuenche.

Fuente: Los Andes

0

También te puede interesar

Más en País