NoticiasOpinion

“Aprovechen la posibilidad de estudiar en una universidad pública”

0

En Creación Renovable, programa radial de la Cámara Minera de San Juan, el Ing. Francisco Almenzar, valoró el ingreso record de unos 160 nuevos alumnos a la Facultad de Ingeniería de Minas de la Universidad Nacional de San Juan. La máxima autoridad del Colegio Argentino de Ingenieros de Minas (CADIM) puso de manifiesto el desafío de contar con suficientes profesionales al momento de iniciar los nuevos proyectos que se asoman en el horizonte.

¿Cuál es la situación de la carrera de Ingeniería de Minas en relación a la cantidad de estudiantes que ingresan y egresan a nivel local y nacional?

Si bien la provincia de San Juan cuenta con la Universidad Nacional donde se dicta la carrera de Ingeniería en Minas, que es la que más años tiene en el país, podemos afirmar como la más prestigiosa, en total se trata de cinco universidades del país donde se dicta esta carrera.

A San Juan debemos sumar Jujuy, San Luis, Catamarca y La Rioja. Sabemos que en la provincia de La Rioja existe un bajo número de estudiantes que ingresan; según lo que hemos podido conversar con los docentes, esto se debe a la fuerte presencia antiminera que existe en esa provincia. Por su parte, en San Luis sabemos que existen 20 estudiantes a punto de recibirse, y un número parecido en la provincia de Jujuy.

¿En San Juan el número de estudiantes que ingresaron este año fue récord?

Exactamente, en San Juan el pronóstico es muy interesante porque se ha batido un récord de entre 160 y 180 alumnos ingresantes. Es todo un dato, porque tradicionalmente la carrera de Ingeniería de Minas eran grupos de no más de 35 o 40 estudiantes.

Particularmente, creo que este incremento se debe a la imagen que tiene la industria minera en nuestra provincia, que habla muy bien del trabajo que se viene realizando desde la Cámara Minera, la información y la formación de la Escuela Industrial o las escuelas técnicas mineras.

Creo, también, que parte de esa buena imagen que existe de la minería se debe a que convivimos con los mineros. En nuestras familias siempre tenemos una o dos personas que trabajan en la minería, que te cuentan cómo se trabaja, estar formalizado, los buenos regímenes laborales, la seguridad, los sueldos que perciben, entre otros.

¿Están dadas las condiciones para satisfacer la demanda de profesionales que necesitará la industria minera en los próximos años?

En caso de que arranque alguno uno de los grandes proyectos de cobre de San Juan así como el proyecto de cobre MARA en Catamarca estaríamos muy ajustados en cantidad de profesionales. Desde CADIM nuestros datos indican que el 98% de los ingenieros de minas que están en su vida útil se encuentran trabajando, es decir que no hay prácticamente ingeniero que no esté en labores. En caso de que inicien estos proyectos, y ojalá que así sea, necesitaremos de estas nuevas generaciones que esperemos que estén recibiéndose a corto plazo. Veladero ha relanzado el programa “Jóvenes Profesionales” que ya tiene su tiempo, y eso es una buena manera de tomar los jóvenes a punto de recibirse y ayudarlos a formarse para la inserción laboral.

Otra muestra más es la impresionante cantidad de ingenieros de minas que viajan a otras provincias para poder trabajar. Si uno se traslada al aeropuerto un día lunes o martes, seguro se encuentra con 10 o 15 conocidos que están viajando a otros lugares porque las empresas mineras de otras provincias se están abasteciendo de ingenieros de minas de San Juan.

¿Cómo se prepara el CADIM para el San Juan de las próximas décadas?

Estamos tratando de reunirnos nuevamente con todos los profesionales. Lamentablemente los profesionales de minas siempre estamos desperdigados por el país y por el mundo, entonces reunirnos es muy difícil. Pero como CADIM hemos logrado este año inaugurar nuestra propia sede con fondos propios de los asociados: con nuestra sede tenemos más facilidades para reunirnos, y en la exposición minera que se hará en octubre aquí en San Juan, llevaremos a cabo las Novenas Jornadas de Ingeniería en Minas, un encuentro que no se hacía desde hace más de 20 años. A su vez, seguimos luchando para que en todo el país se haga la mejor minería: tenemos personal en ingeniería, geólogos y técnicos de primer nivel.

Lo que nos está faltando es un eslabón clave, y es poder nosotros, como ingenieros de minas, llevar el correcto control de las matrículas de los profesionales mineros que trabajan en la provincia de San Juan. Es algo que venimos trabajando con algunos políticos y representantes de la Cámara de Diputados; nunca se ha llevado un correcto control de las matrículas de los profesionales mineros que trabajan en la provincia.

¿A qué se debe que no se esté llevando un correcto control de las matrículas de los profesionales mineros que trabajan en la provincia?

Lamentablemente no se le está dando importancia a la verdadera herramienta que significa el control de matrícula. Esto implica saber qué profesional está trabajando, en dónde, cuál es su trayectoria, de qué universidad proviene, etc. Si llega un extranjero que se hace llamar Ingeniero de Minas, tenemos que saber si proviene de una universidad donde se dicta esta carrera, y si ha tenido materias similares a las que se dictan en nuestro país. Siempre hablamos y destacamos la buena minería de Chile, Perú, Australia, Canadá y EE.UU., y si nos fijamos en sus legislaciones, la matrícula está controlada por el propio Colegio de Ingenieros de Minas. Todos los países de Sudamérica lo tienen, con la excepción de Argentina.

¿Qué es lo que está haciendo falta para poder desarrollar ese control de matrícula?

Como Colegio de Ingenieros de Minas hemos presentado un proyecto de ley en el año 2020 a través del Presidente de Minería de la Cámara de Diputados, para formar el Consejo de Control de Matrícula y la formación de una mesa de evaluación de aptitudes. El proyecto se encuentra en análisis por parte de la Cámara de Diputados.

¿Cómo se encuentra el proyecto de que profesionales de otros países se matriculen localmente?

El ente encargado de hacer este control, el Centro de Ingenieros de San Juan o también llamado Centro de Ingenieros Especialistas, no está cumpliendo esta función desde hace más de 20 años. He pertenecido a este ente, y he estado con muchos profesionales mineros que llegan desde otros países a trabajar y lo hacen sin matricularse. En mi caso particular he trabajado prácticamente en todas las provincias del país, y me he sentido muy cómodo a la vez de haber aprendido bastante de profesionales extranjeros. No estoy en contra de que esto suceda, solo decimos que tenemos que saber si es apto para el trabajo; desde 2003 vengo pidiendo este tipo de control. Es necesario aclarar que los centros de ingenieros son muy específicos a nivel mundial, y está bien que así sea, porque un ingeniero de minas no tiene ninguna similitud con un bioingeniero o con un ingeniero en sistemas, estudiamos cosas diferentes. Es por ello que al evaluar una matrícula o un error, a un ingeniero de minas lo debe evaluar otro ingeniero de minas.

¿De qué manera se trabaja para la incorporación o integración de la inteligencia IT y 4.0?

El personal del departamento de Ingeniería en Minas, al cual apoyo totalmente desde CADIM, está trabajando en la renovación del programa de estudio, la adecuación a la actualidad. Esta tarea se ha estado realizando desde hace un año y medio, adecuando los

contenidos y las materias, para retirar cuestiones que han quedado obsoletas e incorporar lo que se está utilizando actualmente en materia de tecnología. Se puede decir que hay mucha atención por parte del Departamento de Ingeniería de Minas en tener actualizado el programa de estudio de los estudiantes.

En el plano personal, ¿cómo ha sido tu camino en la industria minera?

Soy oriundo del departamento de Albardón, estudié la secundaria en la Escuela Industrial de la cual me recibí como técnico minero, y luego estudié la carrera de Ingeniería de Minas en la Universidad Nacional de San Juan, donde me titulé en el año 1997. Egresé en un momento complicado para la minería porque casi todas las minas estaban cerradas; comencé a trabajar en las obras viales de alta montaña de San Luis, y luego partí al sur, particularmente a Cerro Vanguardia, ingresando como contratista, para luego finalizar como Jefe de Operación de Minas. A ello le sumo excelentes experiencias en Veladero, donde trabajé desde el 2004 al 2006, para luego regresar nuevamente al sur, específicamente para poner en marcha la mina Manantial Espejo. Los últimos diez años los trabajé en Mina Pirquitas, en la provincia de Jujuy, habiendo ocupado el cargo de Gerente General.

Con tu experiencia a lo largo de los años, ¿qué les comentarías a los jóvenes que están por terminar la secundaria y están pensando en estudiar esta carrera?

Les comentaría que continúen, que comiencen a estudiar, porque hay un nivel muy alto de profesores, y recibirán una educación muy adecuada sobre la formación minera a nivel mundial. Desde mi lugar los apoyo y e invito a seguir esta hermosa carrera, que tengan confianza.

La minería no solo es la madre de las industrias, sino que es una muy buena profesión y también los invitaría a que sientan el orgullo de sentirse mineros. Pero pueden ingresar a estudiar ingeniería en minas y luego en el camino darse cuenta que pueden estudiar otras ramas, que finalmente terminan trabajando vinculadas de una forma u otra con la industria minera. Les diría que aprovechen la posibilidad de estudiar en una universidad pública que tiene uno de los mejores niveles del mundo.

CMSJ

Comments

Comments are closed.

You may also like

More in Noticias