Noticias

Inauguran la impactante escultura financiada por una calera

0

Se hará a las 11 horas en el Museo Provincial de Bellas Artes Franklin, lugar donde está emplazada la obra “Caleidoscopio”, que realizó la artista visual sanjuanina Beatriz García Huertas, ganadora del Concurso Internacional de Escultura que fue patrocinado íntegramente por Caleras San Juan S.A.

Dicho concurso fue convocado por el Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson y Caleras San Juan S.A., con la finalidad de seleccionar y adquirir la escultura cuyo destino es el frente del edificio del museo.

La convocatoria fue dirigida a artistas visuales y demás profesionales del ámbito del diseño, la arquitectura, ingeniería y urbanismo para diseñar y construir una pieza escultórica única que enriquezca el patrimonio provincial, el Museo Provincial de Bellas Artes Franklin.

Caleras San Juan SA, colaboró con la suma de U$D 100.000 destinando: U$D 20.000 para el premio, U$D 50.000 para la producción de obra y U$D 30.000 para traslado, logística y emplazamiento.

De un total de 142 proyectos de escultores de renombre internacional, hubo una preselección de 15 artistas y, finalmente, por mayoría de votos quedó seleccionada la majestuosa obra de la artista sanjuanina Beatriz García Huertas con su obra “Caleidoscopio”.  La misma se construyó en Buenos Aires, utilizando material de acero inoxidable cuyas medidas son 7510 x 4650 x 2000cm y está emplazada en el frente del edificio del Museo Franklin Rawson.

Este concurso fue de características únicas en Argentina, con jurado de altísimo nivel, conformado por personalidades destacadas del ámbito artístico local, nacional e internacional.

Participaron del concurso artistas de distintas partes del mundo: Estados Unidos, México, Cuba, Costa Rica, Perú, Colombia, Chile, Venezuela, Brasil, Italia, Bélgica, España, Egipto, Sudáfrica e Irán. Mientras que de Argentina participaron desde Buenos Aires, Santa Fe, Santiago del Estero, Salta, Córdoba, San Luis, Río Negro, Mendoza, La Rioja y San Juan.

Acerca de la escultura

La Memoria Conceptual que hizo la artista, es la siguiente:

En conocimiento que la escultura tenía que acompañar al Museo realicé un gran caleidoscopio, formado por pequeños caleidoscopios, como metáfora plástica del entramado cultural que todos formamos. Este caleidoscopio interactivo, dinámico y cambiante, representa la complejidad y riqueza del tejido cultural.

La estructura está compuesta por 12 triángulos equiláteros. El número 12 es un número que acompaña siempre la historia de la humanidad. Está en sincronía con el año solar: 12 meses, 12 horas del día, 12 horas de la noche, 12 signos del zodiaco. El numero 12 tiene un significado divino en las diferentes religiones: 12 apóstoles, 12 tribus de Israel, etc. También en el arte 12 notas musicales.

El triángulo evoca crecimiento y una base sólida. Sus distintas posiciones reflejan cambios. Representa el número 3 y es clave en la geometría, en la proporción divina o número áureo. Es la unión entre la verticalidad hacia el cielo y la horizontalidad de la tierra.

Decenas de pequeños caleidoscopios tapizan los triángulos que forman la escultura. En sus paredes reflejantes copian, fragmentan, invierten, multiplican, yuxtaponen en trozos del paisaje circundante atrapando también la imagen del observador bajo las leyes de la luz.

Cada caleidoscopio, a semejanza de la creatividad del artista, transforma el entorno según sus posibilidades de luces y sombras, orientación, brillo y capacidad de reflexión.

El visitante o transeúnte, al observar la escultura, queda incorporado a este gran mosaico donde experimenta una situación de dialogo e interacción con la imagen real que penetra por los orificios de la trama y las reflejantes que se descomponen en los prismas al igual que la propia figura y la de los otros visitantes.

Algunas vistas de la escultura parecen mantener unidas sus partes solo por un punto al borde de desarticularse.

Así, realidad y reflejos bañados de cielo forman una escultura siempre cambiante.

De este modo el espacio exterior del Museo se convierte en un sitio de reflexión y experimentación de la imagen, la luz y la interrelación entre las partes, imitando el proceso cultural en su entramado multifacético y de permanente cambio.

El diseño de la escultura está realizado por un único plano de triángulos equiláteros que modelan el caleidoscopio y con sus quiebres en diferentes direcciones, sugieren los distintos cambios culturales para elevarse después en señal de futuro.

Un tejido de pirámides truncadas reviste los triángulos formando la estructura que, en las distintas horas del día, al proyectarse en el suelo, dibuja una trama de luces y sombras delimitando el sitio. Asientos con la forma de los módulos proponen un lugar de encuentro y reflexión.

El material, acero inoxidable espejado, desintegra y aliviana visualmente la forma al reflejar el entorno. El pulido del acero y la inclinación de todos los planos facilita el mantenimiento de la escultura e impide que los pájaros puedan anidar. Todo el material externo e interno de la escultura es de acero inoxidable para evitar oxidaciones y darle durabilidad al trabajo. Todos los bordes de las formas son romos y respetan los 4 mm exigidos.

La técnica seleccionada es el ensamble con remaches para no dañar la superficie reflejante.

Más detalles

La escultura está básicamente desarrollada a través de la unión de 12 triángulos equiláteros de 2,50 metros de lado. Estos triángulos se materializan utilizando tubos de sección cuadrada de 100 mm por lado y de 3,25 mm de espesor, en acero inoxidable con terminación pulido espejo.

Estos tubos están vinculados en sus extremos por electrosoldadura también pulida espejo. La mayoría de los triángulos se encuentran vinculados entre sí en dos de sus laterales, salvo el más alto y uno en la base que sólo se vinculan a través de un lateral.

Dependiendo de los esfuerzos a transmitir, estas uniones se materializan a través de dos o tres puntos según corresponda. Todos los triángulos albergan tronco-pirámides de base triangular en un total de 15, con lo cual la escultura portará 180 tronco-pirámides.

Estos elementos están construidos utilizando 5 extrusiones distintas de aluminio, desarrolladas especialmente para esta obra, y así poder vincular entre si las tres caras trapezoidales externas y las tres internas de la figura tronco-piramidal construidas a partir de laminados planos cortados con láser en forma trapezoidal.

Todas estas uniones se ejecutaron utilizando tornillos, 16 para cada cara exterior y 12 para cada interior de cada lateral, del tronco-pirámide ya que estos están construidos con una cara interna y otra externa para dar una sensación corpórea mayor, a la de una sola chapa. Lo que demandó un total de 15.120.- tornillos de acero inoxidable de 3/16″ por 1/4″. Más 864 tornillos de acero inoxidable de 1/4″ por 3/4″ para fijar los tronco-pirámides a los tubos de los triángulos.

La escultura se transporta en una sola pieza, salvo que en 8 de los triángulos las tronco-pirámides van aparte, para evitar que se dañen y disminuir el tamaño final, por el transporte.

La instalación tiene un grado de complejidad mayor a lo normal ya que los esfuerzos que se producen durante la instalación son muy distintos a los de su posición final, y la forma de tomarla se torna compleja porque lo estético limita la superficie posible de donde tomarla en el izaje. Para lo cual se desarrollaron elementos accesorios que faciliten la tarea.

El peso total de la escultura supera los 2600 kg y una altura de 8350 mm. En planta, la escultura está inscripta en un rectángulo de 4880×3450 mm.

 

CMSJ

Comments

Comments are closed.

You may also like

More in Noticias