Creando valor compartidoHistoriasNoticias

“La minería me ha permitido todo lo que tengo como persona, madre y empresaria”

0

Valeria Ríos es Empresaria Minera y madre de la flamante Embajadora del Obrero Minero y la Minería. En Creación Renovable contó su historia de vida, invitando a poner pasión y dedicación para alcanzar las metas propuestas.

¿Cómo surge tu vínculo con la actividad minera que se realiza en Sarmiento?

Llevo muchos años trabajando con empresas caleras en Sarmiento. Mi vínculo con la actividad empezó desde muy chica porque mi mamá tenía, en realidad tiene, un comedor para los choferes de los camiones que transportan cal. Esto me permitió conocer mucha gente y conocer bien a los conductores de los camiones. En ese momento, unos 22 años atrás, me llaman para trabajar en una empresa logística de transporte de carga de cal y acepté justamente porque estaba pasando por una situación económica bastante complicada. Hacía muy poquito que había tenido a mi hija Dana y acepté esta posibilidad que me dieron. Pero al año y medio se me da la posibilidad de abrirme por mi cuenta y después de pensarlo mucho lo hice. Es así que tengo mi empresa hace ya 20 años aproximadamente y agradezco todos los días porque la minería de Los Berros y su gente me han permitido tener todo lo que tengo en la vida. 

Primero entraste como secretaria y luego fuiste aprendiendo y adquiriendo experiencia hasta tener tu propia empresa. ¿Fue difícil al principio?

Creo que como todo, siempre es difícil al principio, muchos me decían que estaba loca al abrirme con mi propia empresa, pero creo que en el fondo siempre confié en mí y confié en el sector calero. No fue fácil, pero me encanta lo que hago, conozco mucha gente porque las empresas confiaron mucho en mí, y ahora trabajo con FGH, con Calera San Juan, lo que implica tener estándares muy altos. Pero recuerdo que presenté todos los papeles que te piden un día a las 8 de la mañana y a las 12 me dijeron que ya estaba todo listo para empezar a ingresar los camiones. Ahora trabajo con empresas muy grandes y con productores chicos. Siempre digo que las empresas me dieron todas las posibilidades, siempre les agradezco eso. Agradezco a los fleteros también que me han acompañado en tantos años de trabajo.

Tu hija contó en estos micrófonos que antes de entrar a trabajar al sector vendías pastelitos a los mismos choferes de camiones que transportan cal: ¿es así?

En realidad en un principio trabajaba de telefonista, a los tres años me había cansado y el sueldo no era muy bueno. El tema es que me había comprado una bicicleta playera y mi mamá me dijo que no me la iba a pagar, entonces tuve que hacer algo para poder pagar esa bicicleta que había sacado. Fue ahí que mi mamá recordó que mi abuela hacía pasteles dulces y los vendía, así que comenzamos con eso. Empecé por los vecinos, luego a las empresas, a los choferes, y justamente al poco tiempo quedo embarazada de Dana. Había que juntar plata para leche, pañales y todo lo que hace una madre soltera. Me iba en la playera hasta Buena Esperanza, hasta Vallecito también. Hacíamos los pasteles durante el día, los freíamos en la noche y en la madrugada los pasábamos por almíbar para sacarlos a las 6 de la mañana calentitos. Esto lo hice hasta los 8 meses de embarazo, muchos me decían que estaba loca, pero sinceramente no tenía otra alternativa porque 20 años atrás no existían las oportunidades que existen hoy en día.

¿Cómo recordás esto que me estás contando? ¿Qué te genera a nivel sentimental?

Siempre con una buena emoción, para mí son recuerdos muy lindos. Todo lo que yo pasé me hizo ser quien soy y te enseñan a valorar las cosas. Yo valoro mucho lo que tengo porque sé lo que me costó llegar hasta aquí. Luego a los 4 meses de vida de Dana me ofrecieron este trabajo en una empresa de transporte y acepté. Fui aprendiendo y como conté antes, finalmente decidí abrirme sola y ahora tengo mi propia empresa.

¿Cómo es trabajar con choferes? ¿Hace 20 años atrás era un sector muy masculino?

No es fácil (risas) pero me animé, dije lo voy a hacer y lo hice. Muchos me dijeron que no me metiera porque me decían que era un gremio muy complicado, pero a mí siempre me ha tocado gente muy buena en el camino, gente que me abrió puertas, que me enseñó, que me contuvo, que me ayudó a crecer. La clave para tratar con choferes es saberlos tratar, es saberlos llevar. Con educación, cuando vos los tratas bien, ellos te van a tratar de la misma manera. Muchas veces incluso he salido a defenderlos en diferentes situaciones, muchas veces son destratados y la vida del camionero es difícil, pierden fiestas, cumpleaños, están lejos de su familia y ellos son los que nos llevan y traen todo lo que nosotros necesitamos para vivir.

Imagino lo que debe haber sido atravesar dos años de pandemia para tu empresa y para los choferes…

La verdad fue muy difícil, fue un tiempo muy duro para todos. Incluso cuando se paró el transporte salí a buscar trabajo inmediatamente y me dedicaba a llevar y traer a los chicos que hacían los controles sanitarios. Yo veía la cantidad de horas de espera que tenían que vivir los camioneros, las fajas de seguridad que los marcaban, no los dejaban bajarse al baño, la verdad fue una época muy dura para todos. Yo peleaba con las empresas porque no podías tener un chofer 12 horas sentados en un camión sin bajarse, sin comer, sin ir al baño, la verdad fue difícil pero acá estamos. Fue una locura lo que tuvimos que pasar.

¿Qué te ha permitido la minería como persona, como mujer, como empresaria?

Todo, de verdad, la minería me ha permitido todo lo que tengo como persona, como madre, como empresaria. Me permitió tener mi propia casa a los 30 años, mi primer auto a los 34, he podido criar a mis hijos y darle educación. Voy a estar agradecida eternamente a la minería de Los Berros, a las empresas, a los choferes, a los vendedores, y a toda la comunidad. Pero también es muy importante que la gente entienda que la minería es importante para todos, yo hago viajes con cal a Rosario, a Buenos Aires, a Córdoba, a muchísimas partes del país: el norte, el sur, etc. Es un elemento que se utiliza para potabilizar el agua en muchas partes del país. Además se utiliza en casi todos los proceso de las demás industrias. El trabajo del minero es muy noble porque si hay zonda tiene que salir a trabajar, si hace calor se trabaja igual, si juega Argentina también tiene que trabajar. La verdad que es un trabajo que debe ser reconocido siempre.

¿Qué consejo le darías a esa mujer, a ese hombre o a ese chico que nos está escuchando y que quiere ingresar o trabajar en el sector minero?

Lo que le diría a esa mujer es que se puede, a todos les diría que se puede. Va a costar, pero tienen que tomar las cosas como desafíos y ponerle todo el empeño. Los frutos van a llegar y todo tiene su recompensa cuando uno le pone pasión y dedicación. Yo vengo luchándola desde hace años y hoy puedo darle estudios a mis hijos, y la verdad ver a mi hija Dana como embajadora de la minería en la fiesta que se hizo en Los Berros me llenó de orgullo y mi mensaje para ella fue que disfrute, que aprenda, que conozca gente y que se capacite, pero sobre todo que disfrute esta posibilidad.

CMSJ

Comments

Comments are closed.

You may also like