Creando valor compartidoNoticiasSan Juan

“La minería te abre puertas y brinda herramientas para seguir desarrollándote a nivel profesional y humano”

0

José Rocco compartió las conclusiones de la Cámara Minera de San Juan respecto al año que finaliza, haciendo énfasis en el trabajo social. El Gerente de la entidad empresaria enfatiza en la necesidad del contacto directo, cara a cara entre empresas y comunidades, sin intermediarios, para explicar y brindar información.

Bienvenido a Creación Renovable, a estos 100 programas al aire ¿Cómo termina el año la Cámara Minera de San Juan?

Gracias por la invitación, acá estamos disfrutando de los primeros 100 programas de Creación Renovable. Terminamos el año a full, trabajando siempre mucho desde la Cámara Minera de San Juan. Creo que hemos tenido un año muy productivo, hemos tratado de estar al lado de los socios brindando las soluciones posibles.

Este programa nació con la idea de dar a conocer la actividad minera. No es que lo que se hacía antes se hacía mal, todo sirve y sirvió; todo va cambiando, la vida evoluciona, la Cámara cambió como organización, así como las formas de comunicación, y debemos adaptarnos a ello. El ser humano va cambiando, el público se renueva y es importante que puedan existir este tipo de programas e iniciativas donde la minería no llegue solo a un grupo de personas, sino a toda la población: a los chicos, a los estudiantes, a los universitarios, a la señora que está en su casa almorzando. Se apunta a un público quizás más joven, porque los chicos que hoy tienen entre 15 y 17 años son los futuros técnicos, operarios y profesionales de las minas a las cuales les quedan 4 o 5 años para entrar en actividad.

La minería no solo necesita informar sino contar de manera personal porqué se realiza la minería, cuál es su objetivo, porque no existe nada que ocultar. La minería tiene mucho para contar y creo que estamos en un buen proceso de cambio con estas iniciativas como Creación Renovable.

¿Cuál ha sido la base sobre la cual se ha trabajado este año en la CMSJ?

Creo que el aspecto social ha sido lo más importante. A través de la Comisión Directiva y sus socios empezamos a trabajar muy fuertemente en la educación, la cual creemos que es un pilar fundamental. Las tecnicaturas en Calingasta han sido algo muy bueno: contar con 8 tecnicaturas y 3 diplomaturas dictándose simultáneamente ha sido un impacto muy importante en la comunidad del departamento. Y por otro lado está bueno destacar que haya dos universidades (UNSJ y Católica) trabajando en conjunto con fines educativos y apostando al futuro.

Hablando de Calingasta ¿cómo ves el desarrollo comunitario del departamento?

En este momento, creo que lo más importante es que las empresas están instalando sus oficinas en el departamento, y eso para el área de relación con la comunidad es muy importante porque le da sustentabilidad a la sociedad. Esto implica demostrar que las empresas que están trabajando en tu departamento son serias, tienen un plan concreto y que apuestan a generar este valor agregado con la comunidad misma.

¿Cuál es la diferencia entre el desarrollo sustentable y el desarrollo comunitario? Porque muchas personas piensan que es lo mismo.

La diferencia que puede realizar una empresa con las comunidades se asocia con la relación que tenga. No importa el título, sino el vínculo que desarrolle con las comunidades, el contacto cara a cara, poder brindar información, explicar por qué están, hacia donde se dirigen, etc. Todo esto es sumamente valioso, porque así la comunidad entiende por qué está allí, que es un negocio, y creo que las comunidades entienden porque viven el día a día con sus finanzas, con su economía familiar: explicar bien estas cosas, cara a cara, es lo mejor que puede pasar.

A mi criterio, el contacto debe ser directo entre empresa y comunidad, sin intermediarios o terceros, directamente la persona encargada de la empresa debe sentarse y brindar la información a la comunidad. Todo esto enlaza dos conceptos: sustentabilidad y sostenibilidad. Son dos palabras que tienen que ver más con las acciones, con lo que se puede realizar desde la empresa. La realidad es que en la relación con la comunidad, tenemos el caso de Pachón, Los Azules, Fortescue y Casposo, Barrick, Josemaría, que ya tienen sus grupos humanos de trabajo, y sé que están trabajando con la comunidad en cada uno de los departamentos. El trabajo principal es hablar con la gente y eso tiene un valor, el vínculo personal con la comunidad es algo muy lindo, muy serio y responsable, y esto ayuda mucho a que la gente entienda el esfuerzo que realiza la empresa para poder estar, y todo lo que hace para que todo salga bien, porque entienden que si a la empresa le va bien, a la comunidad también le va bien.

Comentaste que desde el 2000 trabajas en la actividad minera, ¿cómo llegas a esta industria?

Soy Licenciado en Administración de Empresas, no soy ni Geólogo ni Ingeniero. Llego a la minería a través de un requerimiento. En ese momento estaba estudiando en la Universidad Nacional de San Juan, y llegó un pedido de una empresa extranjera que operaba el proyecto Pachón y comencé a trabajar como administrativo. Luego, por cuestiones de la vida, pasé a trabajar en relaciones con la comunidad, y ahí estuve hasta 2013.

¿Cómo se dio ese cambio desde lo administrativo a lo comunitario dentro de la actividad minera?

Fue un cambio que se fue dando de manera natural. Necesitaba entender qué pasaba socialmente en el departamento Calingasta, en ese momento era la única persona en la empresa para hacer esto. Fui al departamento, me senté con la gente de la comunidad, empecé a interiorizarme. Algo importante fue que en ese momento, sin experiencia, encontré en la comunidad un choque muy fuerte en relación a la gente. Muchas empresas habían pasado por Pachón con un alto grado de prometer cosas que no habían pasado.

Cuando llegué, me enteré que éramos una de las tantas empresas que habían pasado y había mucha resistencia. Esta resistencia se rompe cuando el gerente entendió el mensaje y nos sentamos con el pueblo calingastino a hablar, a charlar, a contarles cosas sobre lo que se iba a hacer, a conocernos, y desde ahí todo cambió. Hoy, gracias a ese trabajo, el vínculo que tengo con la comunidad es otro, porque más allá de que no siga vinculado a una empresa, el lazo con la comunidad no se rompe nunca más. Es más, en 2017 me contrata Parques Nacionales para ser intendente del Parque El Leoncito, porque el problema que tenía en ese momento es que no existía comunicación con la comunidad, ni con el sector público o político. Dejé una muy buena relación entre el parque y la comunidad, y eso me hace sentir muy orgulloso.

Tu caso es un ejemplo claro que, independientemente de que puedas estudiar, que tenga un título universitario vinculado a la minería o no, lo más destacado es el vínculo entre las personas.

Sí, puede ser, no sé si será algo personal, pero el interés con la comunidad siempre fue algo que se me fue dando de manera natural. Creo que la industria minera es una industria muy servicial para la sociedad, porque existe una cantidad innumerable de oportunidades. En la minería uno puede tener trabajo siendo técnico, geólogo, psicólogo, médico, enfermero, administrador de empresas, choferes, nutricionistas, entre otros; es muy amplio. Es algo muy importante porque más allá de las radios, la televisión y las redes sociales, el contacto cara a cara del trabajador minero con su familia, con sus amigos es la mejor información o traspaso de conocimiento que existe. Yo llego al área comunitaria siendo administrador de empresas, y no es algo aislado, hay miles de casos como el mío porque la minería te abre puertas, te capacita y te brinda las herramientas para seguir desarrollándote a nivel profesional y humano.

CMSJ

Comments

Comments are closed.

You may also like