NoticiasPaísSan Juan

Mario Hernández: “El espíritu de la Ley de Humedales es atacar las actividades productivas”

0

En el programa radial Suban el Volumen, que se emite por FM La Red, el Presidente de la Cámara Minera de San Juan compartió su visión acerca del espíritu del proyecto de Ley de Humedales, apuntando a que se repetiría el espíritu prohibitivo de la Ley de Glaciares.

¿Cómo se trabaja desde el sector minero para aportar información a la cuestión humedales en el Congreso de la Nación?

Al conocer del tema realizamos algunos informes técnicos respecto a qué es un humedal, cómo funciona, sus tamaños, formas, jerarquías,… no es lo mismo un zona de esteros o marismas a lo que puede ser que una vega, por ejemplo. Existen distintos grados, escalas, jerarquías, tamaños, y eso en este proyecto de ley que se está discutiendo -presentado por el diputado Leonardo Grosso y muchos otros diputados, mayormente de la provincia de Buenos Aires- justamente no tiene una definición clara sobre esto que se muestra como una ley de presupuestos mínimos, cuando una ley de este estilo debe decir qué debe proteger, y son las provincias las que deben reglamentar cómo proteger.

Recordemos la mala experiencia que tuvimos con la ley de Glaciares: en vez de decir la protección de glaciares, que después se incluyó ambiente peri glaciar, también prohibía. Y eso es un exceso del Congreso Nacional respecto a la autonomía de las provincias, las verdaderas dueñas de los recursos. Aquí está pasando lo mismo: hay un proyecto que se está discutiendo y se quiere imponer de una manera, desde Pino Solanas hasta nuestros días, y no ha tenido la voluntad de cambio de ser una ley que sea aplicable, que tenga que ver con la realidad. No digo que no haya una ley de presupuestos mínimos de humedales, pero sí lo que no tiene que haber es que sea prohibitiva. No puede la nación arrogarse la pertenencia de un recurso que es de la provincia. Creo que ese es uno de los mayores errores que tiene ese proyecto de ley.

¿Cuál es la diferencia entre un humedal y una vega, que es lo que solemos tener donde se localizan los proyectos mineros?

Una vega puede considerarse un pequeño humedal. Y el humedal hace referencia a los cuerpos de agua permanentes, o temporarios esporádicos, y que hay una protección especial por su relación con la biodiversidad. Las vegas pueden existir en momentos de abundancia hídrica y pueden secarse en momentos de menor precipitación; son sistemas donde habitualmente el agua fluye desde los acuíferos a la superficie. Por eso hay agua, una pequeña formación de suelo, y eso genera pastura que habitualmente sirve para el ganado, particularmente las veranadas, que en Argentina son zonas asociadas a humedad y que permiten ser utilizadas por pastores chilenos que traen sus cabras a pastar.

Entonces aquí hay una confusión respecto a cómo se va a gestionar, lo más importante y que nos preocupa es que la minería se prohíbe. Es muy confuso y no lo acepto; es algo que puede afectar porque pueden prohibir por todos lados. La minería no pone en riesgo los humedales porque hay leyes que hacen referencia específica a vegas y recursos hídricos, y hay casos donde la afectación puede ser recuperada. Imaginen en la Patagonia, que existen miles kilómetros de vías de ferrocarril y de rutas, y están sobre humedales.

¿Cuál es el espíritu de esta ley de Humedales?

El espíritu de esta ley es prohibir la minería, al igual que ocurrió con la ley de glaciares. No pensemos a que aquí existe gente romántica por proteger el ambiente, sino preocupada por prohibir la minería. En mi concepción está apuntado directamente a la minería, incluyendo al sector del litio, y también a la agroindustria, porque aquí también hay muchos territorios donde el agua subterránea está a poca profundidad, cuerpos que también son incluidos en la ley de humedales, para prohibir toda actividad económica.

¿Esto lleva a pensar que existen otras industrias preocupadas para que la minería no les quite la mano de obra, fomentando el “no a la minería” a través de estos planteos?

Aquí hay un país que tiene dos partes: el que produce riqueza, y genera fondos como el sector minero donde el 55% de sus ventas son para el estado.. Entonces hay un problema básico de desconocimiento. Hace poco tiempo un diputado de Catamarca pedía que el sector minero pagara el 51% de regalías, lo que supondría el siguiente cálculo: 55% de tributación total más 51% de regalías y descontar el 3% de regalías nos llevaría a pagar un 103%. Existe un desconocimiento total por parte de la gente en relación a en qué se gasta el dinero que produce el sector privado: salen a prohibir buscando, como en el caso de glaciares, generar cierto capital político apuntando a las próximas elecciones.

Cuando fuimos al Senado de la Nación a discutir lo que tendría que contener una ley de glaciares estuvimos acompañados por glaciólogos, técnicos y otros especialistas, y del otro lado nos encontramos con el por entonces senador Filmus acompañado por sociólogos… me parece correcto que se hable de sociología, pero estábamos hablando de un tema netamente técnico. Y en este caso es lo mismo: hemos recurrido a especialistas como hidrogeólogos, biólogos, justamente para que nos ayuden en ese momento.

Esta es una preocupación de todas las provincias mineras, cordilleranas y patagónicas; estamos tratando de ejercer nuestro derecho, pero tenemos el 44% de la población del país representado por diputados del AMBA (Área Metropolitana Buenos Aires): las ideas sin fundamentos técnicos y científicos salen de ese 44%. La Argentina no ha desatendido estos temas porque venimos preocupados por esta cuestión de la Ley de Humedales, sino para que tengamos un instrumento jurídico como una Ley de Cierre de Minas que también tiene que ser de presupuestos mínimos, cuando las provincias ya cuentan con muchas reglamentaciones y algunas provincias tienen resoluciones sobre cierre de minas como los casos de San Juan, Santa Cruz y Catamarca… el camino ya está en el Código de Minería, pero Argentina siempre se quiere sobre-legislar.

Aquí en Argentina se está utilizando el tema de los incendios de los campos como pretexto para imponer una ley de humedales, y vienen hace mucho tiempo con restricciones y prohibiciones, y esos son los motivos por los cuales estos proyectos han fracasado en sus provincias porque nadie quiere tener prohibiciones de actividades que generan trabajo, recursos en sus jurisdicciones. No hay que sobre legislar: el caso del incendio de los campos es porque no se está cumpliendo con las leyes. Aquí, de repente, bajó el nivel freático por una cuestión de sequía por falta de precipitaciones, una ley no cambia esto de las incidencias climáticas que espera el planeta.

CMSJ

Comments

Comments are closed.

You may also like

More in Noticias