Noticias

“No nos están preguntando si ganamos dinero con nuestra actividad”

0

Mario Hernández, presidente de la Cámara Minera de San Juan, se refirió al anuncio oficial de la Nación que establece las retenciones móviles y optativas a la producción de cobre según el precio internacional. “Todo el mundo se llena la boca hablando de sostenibilidad, pero somos poco sostenibles desde el punto de vista impositivo”, comentó en una entrevista radial.

El titular de la CMSJ, Mario Hernández, dijo en el programa radial “Creación Renovable” que se emite los sábados de 12 a 14 horas por la CNN Radio San Juan, que “si estamos en un marco de poca competitividad, no nos llenen la mochila con más piedras”.

-Recientemente la Cámara Minera emitió un comunicado sobre las nuevas retenciones móviles al cobre anunciadas oficialmente por el gobierno nacional ¿Cuál es la posición de la Cámara Minera?

-Lo que nosotros esperábamos era definir un escenario de certidumbre y otra de las cosas que habíamos considerado era que se considerara el periodo de repago, el tiempo de devolución de la inversión para, a partir de ahí, la carga impositiva fuera más alta porque lo más probable es que el precio del cobre suba, no porque todas las materias primas suban, sino porque el dólar se va debilitando. La Reserva Federal acaba de ajustar la tasa, lo que ha hecho que otras monedas del mundo se fortalezcan frente al dólar, lo que significa que la economía de EE. UU va sufriendo cambios y el precio del cambio va a subir, más que nada por la debilidad de la moneda. Esto significa que los costos también van a aumentar. Miremos los precios de los combustibles y su proyección, al igual que la energía. El precio de los equipos que se utilizan en la minería hace dos o tres años atrás están con ajustes de dos cifras actualmente. Todo esto significa que el costo va a ser mayor, lo que no implica que la rentabilidad no va a ser mayor, porque los costos siguen subiendo y hay que tener en cuenta esto.

Por otro lado, hay que mirar la situación tributaria, nosotros sabemos que a mayor tributación la mina es más chica. Porque hay que cambiar la ley de corte, que es el valor mínimo sobre el cual se pone en producción. Entonces, el mismo depósito con la ley de corte en algunos países produce durante más años y en nuestro país produce menos años. Esto siempre lo hemos explicado y lo hablamos con empresarios y Cámaras, lo sensible que es la producción minería a la tributación total porque nosotros siempre tenemos que estar evaluando la tributación total y es muy difícil competir con otros países de la región cuyas cargas tributarias totales están por debajo del 50% e incluso más cerca del 40%. Incluso Chile y Perú están rediscutiendo algunas cosas, pero tienen un esquema interesante que ellos ponen sobre las ganancias netas, pero en Argentina la carga tributaria no recae sobre las ganancias netas sino sobre la producción. Entonces no nos están preguntando si ganamos dinero con nuestra actividad. Regalías es sobre las ventas, nadie nos pregunta si estamos ganando o perdiendo plata. Las minas pagan impuestos a los combustibles gane o pierda plata en su balance, es como que no interesa. De hecho, en Argentina se han dado situaciones donde las minas generaban pérdidas y no ganancias, pero era más caro pararlas que esperar a que mejoraran los precios. Y hay que entender que el negocio es cíclico, no hay precio bueno que dure cien años ni precio malo que dure cien años. Hay que buscar entonces la sostenibilidad. Todo el mundo se llena la boca hablando de sostenibilidad, pero somos poco sostenibles desde el punto de vista impositivo, porque siempre estamos aumentando la carga tributaria.

Por ejemplo, en San Juan se cambió el tema de las regalías del 3% de boca mina, aparecieron los fondos fiduciarios, entonces de 2.5% empezamos a tributar unos 4.5% más, pero en el fondo esta recaudación significa una corrección a la asimetría: tanta tributación a la Nación, tan poca tributación a la provincia, pero siempre el esfuerzo lo tiene que hacer el que produce, el que le da valor a los recursos.

Todo esto es lo que discutimos en la Cámara Minera cada vez que se habla de que, si el cobre va a valer más, entonces tiene que pagar más impuestos. Cuando de hecho ya se paga más, porque toda la estructura tributaria está sobre el precio de venta: si yo vendo el doble, pago el doble de impuestos. No es que no queremos pagar, lo que decimos es que estamos perdiendo competitividad regional en un momento donde podríamos haber aprovechado para generar confianza y atraer esas inversiones que están dudando si ir a Chile a Perú o a la Argentina. Justo que se da ese clima, nosotros ponemos una cuestión adversa.

Lo que nosotros pedíamos era definir un marco de certidumbre y no confundir la minería del cobre con el oro, son totalmente distintas, son márgenes diferentes, son escalas distintas, más allá que los pórfidos de cobre puedan tener oro o no. Estos enormes yacimientos de cobre requieren un gitanesco desarrollo de infraestructura donde no lo hay, entonces creo que acá hay que plantearse muchas cosas más y no estar pensando si esto es un ajuste tributario o no. Lo que tenemos que discutir en serio es hacia dónde queremos ir, que nivel de desarrollo necesitamos y dónde queremos el desarrollo. Lo primero que hay que discutir es la asimetría distributiva de la tributación total que es poco práctica, porque las comunidades dicen “yo no veo mucho dinero salvo que trabaje en la mina o sea proveedor”, porque el 30% de costo sea proveedores y mano de obra y la otra gran cantidad son impuestos, tenemos que analizar el problema con esta perspectiva. Hay que aprovechar la situación para explicar bien, no hay que dejarlo pasar, porque yo me he cansado de escuchar “tributan el 3% y se llevan el 97% restante”. Y de ese verso ya estamos cansados, nosotros cada vez que salimos a hablar tenemos que aclarar que con estas retenciones vamos a tributar el 55% de la producción, que es hoy en día lo que está tributando el oro. El oro está con una retención del 8% entonces si el precio del cobre llegara al 6%, va a terminar tributando el 8%, y eso es la visión que tienen desde el punto de vista de la recaudación.

No es necesario achicar las minas, sino al contrario, tenemos que hacerlas más grandes. Si la tributación es más equilibrada, yo tengo un recurso más sostenible. Y hablamos de producir 20 años o 30 años, ¿Qué es preferible? Porque lo primero a decirnos luego es “van a cerrar la mina”, cosa que avisamos que podía suceder ante el exceso de tributación. También hay que pensar que va a pasar con el declive de la producción cerca del cierre de la mina, aquí hay muchas cosas que ajustar en materia impositiva para sostener la mano de obra, la infraestructura, los proveedores. No hay una visión de largo plazo en el desarrollo minero, pero también entendemos los calendarios políticos cada cuatro años, pero la minería tiene que estar mirando de aquí a 20 o 30 años. Por eso desde la Cámara Minera decimos que, si pusimos la Ley de Inversiones Mineras desde el año 1994 en adelante como elemento de atracción, tratemos de respetarla porque ya tenemos una tributación total alta. Acá no estamos buscando exenciones o subsidios, porque nosotros no tenemos ningún subsidio o exención porque el combustible y la energía se paga a valor real. Cosa que es una asimetría, ¿cuánto me van a cobrar a mí de energía si tengo red, si tengo que ir a un precio de varios dólares por megavatios hora comparado con el consumo de los hogares que tienen subsidio? Ojo y no estamos pidiendo subsidio por el combustible o la energía, lo que estamos diciendo es que, si estamos en un marco de poca competitividad, no nos llenen la mochila con más piedras.

-Esta medida oficial es optativa para las empresas, ¿es conveniente para las empresas para elegir adherirse a este formato?

-De hecho, en el comunicado de la Cámara lo decimos “respetemos la Ley de Inversiones Mineras”. Quien presentó un Estudio de Factibilidad con un esquema de retenciones del 4.5% no va a pagar el 6%. El gobierno ha dejado abierta la ventana para optar por el sistema móvil, pero no veo probable que el precio del cobre llegue a 2.5 o 3, no digo que no pueda pasar, pero digo que no hay minas que tengan costos para soportar ese precio, el costo en dólar ha subido mucho y eso aplasta la rentabilidad. Mucha gente piensa que el costo es el mismo que cuando se factibilizó la mina, cosa que no es así. Nosotros factibilizamos Gualcamayo en 2008 y pagábamos 0,18 centavos de dólar el litro de combustible. Hoy esos precios son impensados, eso es lo que decimos, que hay que hacer correcciones. Lo que está sucediendo es que se está generando un ajuste de la economía mundial que hace ver de manera relativa el precio de las materias primas. Comparemos con otras monedas que están creciendo y vamos a ver de lo que estamos hablando.

-¿Qué te parece la designación de Daniel Scioli como ministro de Desarrollo Productivo y sus primeras declaraciones sobre que no hay cepo ni supercepo?

-No voy a hacer valoraciones políticas, no me corresponde como Cámara, no es de nuestra incumbencia. Si creo que Scioli tiene una visión más de Estado, estuvo cerca de ser presidente de la Nación. Creo que tiene mayor conocimiento del mundo internacional al haber estado viviendo en Brasil, que puede ser un buen referente. Pero tiene que interiorizarse con más detalle sobre las actividades productivas en Argentina, sobre todo la minería, porque no es una actividad conocida para ellos, ellos están más vinculados con el campo, los granos etc. Por suerte la secretaria de Minería de la Nación, Fernanda Ávila seguiría, cosa que entiendo bueno porque ella tiene mucho conocimiento técnico legal sobre la actividad minera y eso sería bueno para Daniel Scioli.

En realidad, les ha sucedido a las empresas que han estado comprando equipos para perforar, que han encontrado una gran regulación. Uno puede comprar cosas, pero no es con la fluidez que se daba en otros momentos. Evidentemente hay un control más fino de lo que se puede traer de afuera, ahora, lo que decimos desde la actividad minera es que siempre desde el inicio de la gran minería hemos sido superavitarios, hemos necesitado importar 1 para exportar 10, incluso hasta 24 en algún momento. Pero esa cifra de superávit de 9 ha quedado demostrada en los mismos estudios del Ministerio de la Producción de la Nación donde quedó demostrado que la minería es la única actividad que más dólares ha traído al país de los que necesitaba sacar para pagar las importaciones.

 

CMSJ

Comments

Comments are closed.

You may also like

More in Noticias