ComunidadesNoticias

Un piloto a la medida

0

Con el sello de la Fundación Lundin, cuarenta empresas de las localidades de Iglesia y Jáchal recibirán una capacitación que comenzará el mes próximo. Durante nueve meses profundizarán sobre cómo mejorar el negocio para que impacte positivamente en las ventas y en la generación de empleo en su comunidad.

Fundación Lundin es una organización canadiense sin fines de lucro y, a través de ella, las empresas que forman parte del Grupo Lundin realizan, mediante distintos pilares de inversión comunitaria, iniciativas que permiten apalancar el desarrollo de las comunidades anfitrionas de sus operaciones mineras.

En este caso, el Proyecto Josemaría, ubicado en el departamento Iglesia, es propiedad de Josemaría Resources, y la Fundación Lundin pondrá en marcha un programa piloto que demandará una inversión cercana a los US$ 35.000. El cupo es de 40 empresas, tanto de Iglesia como de Jáchal, aunque la preferencia la tendrán las iglesianas. La condición es que no deben superar una antigüedad de cinco años ni exceder el monto de facturación de $59 millones anuales.

“Estamos muy emocionados. Esta es nuestra primera iniciativa en la región. Es un programa que se basa en un diagnostico preliminar que hicimos en febrero de este año, en Iglesia y Jáchal, tratando de identificar aquellas brechas que presentan pymes a nivel local. A lo que apuntamos, y también pensando en un contexto Covid, es brindar capacitaciones en temas de negocios a empresas que provienen de distintos rubros y sectores económicos”, precisó Tamara Aravena, responsable de Sustentabilidad de Fundación Lundin, en el programa radial “Creación Renovable” que se emite los sábados por la CNN Radio San Juan.

Algo que remarcó Aravena es que la capacitación no es exclusivamente para empresas proveedoras mineras o que tengan como meta serlo. Además, tampoco implica una seguridad de contratación a futuro cuando se ponga en marcha el emprendimiento cuprífero.

“La idea es que, a través de distintos módulos, estas empresas puedan recibir un acompañamiento personalizado y se les pueda realizar su modelo de negocio y, en la medida que se vayan dictando esos contenidos, los puedan aplicar. Lo estamos pensando en un concepto muy dinámico, esto se va a dictar a través de una plataforma que creamos en conjunto con dos socios locales, la consultora RH y Minexus. Estamos pensando hacer inicialmente un programa que sea hibrido, a través de sesiones online y también presenciales. Les vamos a hacer llegar a quienes estén interesados, una carta de compromiso para que ellos se comprometan a recibir estas capacitaciones. Tenemos muchas expectativas de que quienes sean partícipes de esta iniciativa le saquen el mayor provecho posible”, explicó la ejecutiva.

Lo que buscamos es identificar oportunidades económicas en distintos sectores productivos no relacionados a la industria minera, en los cuales hay un modelo de negocio detrás que nos diga si va a ser rentable y nosotros lo vamos a apoyar para que efectivamente eso sea así”.

¿Cómo mide el éxito de una empresa la Fundación? Tamara Aravena señaló que “el éxito está dado siempre por aquellas externalidades positivas que pueda tener para la comunidad: capaz de generar ingresos, contratación de mano local y que tenga puestos de trabajos  estables. Si la taza de retención de la empleabilidad no varía mucho en el tiempo, nos da cuenta de que es una empresa que está generando resultados positivos para su comunidad”.

Tras una capacitación como esta, la Fundación hace un seguimiento levantando, casi seis meses, una línea base. “Les pedimos a los beneficiarios que nos cuenten cómo han ido sus negocios, las ventas y la generación de empleo. Con eso vamos teniendo visibilidad de que efectivamente nuestras iniciativas están teniendo el impacto que deseamos”, comentó.

Comunidades con experiencia minera

El trabajo de la Fundación desembarca en una comunidad de influencia directa, como es el departamento Iglesia, con más de diez años de experiencia en la minería metalífera, de la mano de Mina Veladero. “Parte de lo que hemos visto en los diagnósticos es que hay muchas lecciones aprendidas de proyectos e intervenciones en la comunidad. Nosotros estamos intentando ver de qué manera podemos mejorar aquellas cosas que quizás en el pasado no han funcionada tan bien. Traemos nuestra experiencia en otros países, pero cada contexto es particular. Probablemente quizás sí cometamos algunos errores, pero siempre habrá mucho profesionalismo, mucha dedicación y mucho corazón. En el caso particular de Iglesia y Jáchal, que son comunidades con una larga trayectoria de interacción con la industria minera, queremos mejorar aquellas cosas que quizás en el pasado no funcionaron tan bien”.

En los planes figura instalar una oficina de la Fundación Lundin en el país. “Es un proceso que está en curso. Estamos viendo cuáles son aquellas cosas que tenemos que cumplir. Hay una serie de requisitos y es parte del procedimiento de formalización. Eso está encaminado”, comentó Aravena desde Chile.

Hay un análisis previo detrás, que nos permite asegurarnos que la inversión dará frutos para la comunidad generando sostenibilidad en su sentido más integral. Cuando hablamos de que los negocios sean económicamente sostenibles, lo que buscamos es que puedan permanecer en el tiempo, independiente si reciben apoyo del gobierno local, de Fundación Lundin o del organismo que sea”.

Potenciando a la mujer

La Fundación Lundin lleva cerca de 14 años de funcionamiento en más de 9 países y ha focalizado su trabajo en 4 pilares: Educación y Formación, Desarrollo de Proveedores Locales, Diversificación Económica e Innovación Social y Ambiental.

“Es transversal, en los distintos pilares de inversión, el hecho de ver cómo podemos potenciar el rol de la mujer en estas distintas líneas de apoyo. Decimos, a ver cuánto de las postulaciones que recibimos son de mujeres emprendedoras. Vamos a tener apoyos particulares dentro de los programas de desarrollo lo que es empoderamiento femenino y liderazgo, además liderazgo en los programas de jóvenes. Porque queremos potenciar estos grupos quizás más minoritarios para que tengan una voz más activa y mayor visibilidad a través de nuestras iniciativas”, concluyó.

 

 

 

 

CMSJ

Comments

Comments are closed.

You may also like

More in Comunidades