HistoriasNoticias

“La minería se fue consolidando como el mejor cliente que hemos tenido”

0

Emprendedores en el uso de tecnología de drones, Alejandro Madcur y Santiago Azcona, propietarios de DAMS, ponen en conocimiento el avance experimentado, desde simples aplicaciones hasta soluciones de excelencia para la industria minera. El testimonio en Creación Renovable, el programa radial de la Cámara Minera de San Juan.

¿Ustedes empezaron a trabajar con los drones cuando era todo una novedad en San Juan?

Sí, hace tiempo venimos trabajando con este tipo de elementos. Hoy es un elemento más dentro de la caja de herramientas de servicios de topografía e ingeniería que ofrecemos. Hoy los drones están dotados no solo de cámaras, sino sensores y muchos elementos cada vez más chicos, que nos ayudan a poder a realizar tareas de exploración.

¿Cuándo comenzaron a capacitarse y comprar drones lo hicieron con el objetivo de trabajar para la actividad minera, o fue algo que se fue dando de manera natural?

Creemos que fue algo que se fue dando de manera hasta natural. Al principio nos juntábamos como amigos, compañeros de rugby, a ver qué podíamos hacer con este tipo de tecnologías. En ese momento vimos muchas aplicaciones desde lo civil, pero las oportunidades que nos ha dado la minería dentro de San Juan han sido impresionantes y nos ha marcado el camino. La industria minera nos fue abriendo puertas a trabajos mucho más grandes, nos abrió la puerta a una economía mucho más estable y trabajos mucho mejor remunerados. Por ahí pensamos que la construcción iba a ser uno de nuestros grandes clientes, pero la minería se fue consolidando como el mejor cliente que hemos tenido.

¿Cuáles fueron los primeros pasos o primeros trabajos que realizaron para la actividad minera?

Arrancamos con la industria calera, donde tienen un tema muy fuerte con la certificación de stocks. Mensualmente tienen que certificar el volumen que tienen en sus acopios para los estudios que los auditan. Y sabemos que una foto vale más que mil palabras, en realidad este estudio te da un pantallazo 3D de todo el stock. Los drones nos permitían cubrir grandes extensiones de áreas en muy poco tiempo, y empezamos así a marcar una diferencia importante. Realizando este trabajo fue que ingresamos a la minería, y la actividad calera nos sigue enseñando y nos sigue abriendo las puertas, por lo que estamos y estaremos siempre agradecidos.

¿Desde ahí comenzaron a abrirse nuevas oportunidades?

Sí, de la cal pasamos al cemento, comenzamos a tener vínculos con la construcción, más específicamente con Loma Negra, y ahora estamos con esta empresa en Catamarca. También estamos trabajando con la industria del plástico en Río Negro. Nos fuimos abriendo camino también en la minería metalífera apostando a la exploración. Cambiamos la cámara por un sensor geofísico colgado al dron, lo que se puede llevar a lugares donde quizás las personas no pueden acceder. Estamos vinculados a la exploración, pero en sus etapas más básicas, o más bien a las primeras etapas de exploración.

¿Estos elementos como sensores, cámaras y tecnología que utilizan los drones son importados, han tenido problemas con esto?

Sin duda que es algo que nos limita. Desde hace siete años que existimos como empresa y hemos pasado por diferentes estados: una primera parte abierta donde se podía importar, otra donde estaba totalmente cerrada y así, una montaña rusa. Es un área donde se pueden hacer muchas cosas, sobre todo para discutir y mejorar, sobre todo para Pymes como nosotros que necesitan de este tipo de elementos.

Hemos crecido a base de drones rotos, porque uno va probando y experimentando, y esa tecnología hay que reponerla, mejorarla, mejorar los sensores y todo eso se consigue en el exterior porque son cosas que no se fabrican en el país. Y todo eso se traba un poco cuando necesitas importar las partes. Sobre todo porque trabajamos en entornos muy hostiles, donde el dron hace una diferencia, pero tiene sus riesgos. Hemos pasado por situaciones donde el dron no vuelve, se cae, se rompe, etc. Hoy contamos con un equipo profesional muy capacitado que está a la altura de los desafíos. Nos sentimos muy orgullosos de haber podido generar trabajo, darle la posibilidad a personas a que se formen, y que hoy estén trabajando en nuestra empresa. Porque pilotos de drones de alta cordillera no hay, entonces siempre estamos viendo qué más podemos aportar, qué otra capacitación se puede realizar para una mejora continua.

¿Se imaginaron este presente cuando empezaron a reunirse hace 7 u 8 años para ver qué podían hacer con esta tecnología?

No, creo que nunca nos hubiésemos imaginado esto que nos está pasando, de trabajar para diferentes industrias, trabajar para la minería, y para otras provincias. Creo que la industria minera nos fue llevando, nos fue exigiendo, y haciendo que mejoráramos nuestros estándares de calidad.

Nuestros clientes mineros nos han dado soporte siempre en esta curva de aprendizaje que hemos tenido. Ahora, el dron es una herramienta más a la cual se le agrega GPS, escáner láser y muchas aplicaciones más. Estamos certificando normas, porque una de nuestras bases es bajar la huella de carbono y reemplazar los vuelos de aviones que se hacían anteriormente para realizar algunos de los estudios que hoy hacemos con drones de base eléctrica, es un granito de arena en el proceso de cuidado del ambiente y la disminución de las emisiones de carbono.

CMSJ

Comments

Comments are closed.

You may also like

More in Historias